Tipos de servidores: ¿qué son?

Tipos de servidores: ¿qué son?

Leer 8 minutos

Después de haber respondido a la pregunta:"¿qué es un servidor?", profundizaremos en el tema y analizaremos de forma coherente todo lo relacionado con él. En primer lugar, es necesario comprender la clasificación de los servidores, es decir, responder a la pregunta: ¿qué aspecto tienen y qué tipos de servidores existen? Después, podemos averiguar para qué sirven los servidores y cómo funcionan. Empecemos por la primera pregunta: tipos de servidores. La forma más fácil de clasificar los servidores es mediante dos categorías:

  • aspecto (diseño e implementación técnica);
  • clase de capacidad (volumen operativo objetivo).

Echemos un vistazo más de cerca:

1. Tipos de servidores.

а) servidores en bastidor.

Se instalan en forma de paneles verticales en bastidores especiales, de ahí su nombre. Cada servidor tiene un conjunto completo de componentes: procesador, disco duro, memoria, alimentación, etc. Esta solución permite ahorrar espacio, pero al mismo tiempo dotar a los servidores de una alta carga operativa. Cada módulo puede encargarse de funciones independientes del servidor, o puede combinarse en una sola red con otros módulos para aumentar la potencia operativa. En caso necesario, el módulo puede retirarse del bastidor común o sustituirse.

Por otro lado, esta arquitectura complica algo el mantenimiento e impone mayores requisitos a los sistemas de refrigeración y alimentación eléctrica, la climatización de la sala, el aislamiento acústico, etc. Los servidores en rack son los más adecuados para centros de datos, empresas de hosting y grandes corporaciones. El aumento de los costes de mantenimiento queda cubierto por la plena autonomía, fiabilidad y protección frente a interrupciones del funcionamiento.

b) Servidores blade.

Este tipo de servidor se diferencia en que los módulos son de tamaño reducido y están unidos por un único cuerpo (chasis). Son similares a discos que se insertan en las ranuras en una sola fila (como los casetes de afeitar). El punto está en la compacidad, donde las instalaciones de mantenimiento del servidor se colocan en un bloque común (clúster) con un sistema común de alimentación y refrigeración, lo que permite ahorrar mucho espacio. Además, los módulos pueden extraerse individualmente de un armario común, lo que facilita y agiliza su sustitución o el cambio de configuración del clúster.

Al mismo tiempo, estos blades pierden módulos en la potencia de funcionamiento, son más difíciles de mantener y pueden complicar el control del flujo de trabajo si se distribuye incorrectamente la carga entre los servidores (lo que puede provocar, por ejemplo, un sobrecalentamiento del cuerpo, etc.).

Los mejores servidores de disco son los adecuados para grandes empresas que desean disponer de un sistema de servidores autónomos fiable.

c) Servidores de torre.

En este caso, el servidor se encuentra en su propio edificio aislado, con aspecto de columna o torre. Este tipo de servidor no requiere grandes gastos de mantenimiento y refrigeración, y consume mucha menos electricidad. Exteriormente, se parece a una unidad de sistema de un ordenador de sobremesa normal.

Los servidores torre suelen montarse y configurarse por separado, en función de las tareas específicas que vaya a realizar, por lo que existe la posibilidad de una configuración individual adicional.

La potencia de este tipo de servidores es inferior a la de los dos primeros tipos, pero gana en costes iniciales. Es muy adecuado para empresas informáticas, pequeñas empresas, redes de juegos, etc. Con un funcionamiento adecuado, el servidor torre es bastante fiable, y permite tener tu propia base de datos en un soporte físico.

2. Clases de servidores.

Lo más frecuente es que la división en clases se realice según el esquema clásico de "niveles": elemental - medio - alto. Y en este caso, cada uno de estos niveles representa el grado de carga provocado por los requisitos de software y el número de usuarios de la red a los que sirve el servidor. Es decir, en función de la potencia operativa requerida, los servidores se clasifican en tres niveles:

а) Nivel base.

Implica la cantidad mínima de trabajo requerida para un servidor físico autónomo. Suele tratarse de una pequeña red local de destino con su propia base de datos, o de una mayor demanda de capacidad de trabajo por parte de un único usuario. La vista en torre del servidor puede manejar esta tarea bastante bien.

b) Nivel de grupo de trabajo.

Este es el nivel de las empresas que requieren no sólo potencia adicional y base de datos propia para una red de ordenadores, sino también coordinación de servicios -contabilidad, material de oficina, búsqueda e intercambio de archivos a través de la red interna, etc.-. En función del número de empleados y de la complejidad de las operaciones realizadas, los ingenieros de sistemas instalan varios servidores tipo torre o crean el número necesario de clusters a partir de servidores de disco.

b) Nivel corporativo.

Como su nombre indica, se trata del nivel de las grandes empresas y corporaciones con una compleja red de comunicaciones que requiere un alto nivel de tolerancia a fallos del sistema y de protección de los datos. En la mayoría de los casos, el nivel corporativo utiliza su propio servicio y aplicaciones de software de hardware, lo que aumenta los requisitos de autonomía y seguridad de los servidores que se encuentran en una sala especial. Aquí es necesario un funcionamiento ininterrumpido, por lo que la elección se detiene en los servidores de tipo disco o rack.

Esta separación ayuda a navegar más rápido a la hora de elegir y comprar un servidor.

También existen otras formas de clasificar los servidores, y el siguiente artículo le ayudará a comprenderlas.

DedicServerEN