Mitos sobre las unidades SSD: 5 grandes ideas falsas sobre las SSD

Mitos sobre las unidades SSD: 5 grandes ideas falsas sobre las SSD

Leer 12 minutos

Las unidades de estado sólido (SSD) ya no son la tecnología más reciente. Muchos usuarios ya están familiarizados con estos discos. En aplicaciones de almacenamiento empresarial, las SSD pueden superar con creces a las unidades de disco duro (HDD) en términos de rendimiento, facilidad de gestión y asequibilidad. Sin embargo, a pesar de la popularidad de las SSD en el mercado general del almacenamiento y los centros de datos. Todavía existen ideas erróneas sobre su rendimiento, coste y uso.

Los profesionales de TI y los administradores de almacenamiento prefieren cada vez más las SSD a los discos duros. Una vez disipados todos los mitos sobre las SSD, queda claro que son una auténtica innovación en la gestión informática y que pueden mejorar enormemente la eficiencia de los centros de datos.

Mito 1: Las SSD carecen de capacidad

La supuesta menor capacidad de las SSD en comparación con las HDD ha sido durante mucho tiempo un problema para las SSD, incluso a pesar del hecho de que las SSD realmente superan a muchas HDD. En la actualidad, ya existen en el mercado unidades SSD de 2,5 pulgadas con una capacidad de 32 TB. Los profesionales de TI pueden esperar que las SSD con una capacidad de 50 TB o incluso más lleguen al mercado en un futuro próximo. Mientras que los discos duros sólo tienen capacidad para 16 TB o menos, las SSD son cada vez más pequeñas, consumen menos energía y ofrecen un rendimiento cada vez mejor. La verdad es que la capacidad de las SSD ya no es un problema en los centros de datos.

Mito 2: Las SSD son demasiado caras


Otro gran problema de las unidades SSD es su elevado coste. En los últimos años se ha producido un rápido descenso de los precios de las SSD. Aun así, con la transición a una nueva tecnología de fabricación -la 3D NAND de Intel-, el coste de las SSD ha subido y se ha estabilizado. A día de hoy, este problema se ha resuelto y podemos esperar que los precios de las SSD vuelvan a bajar.

Sin embargo, sigue habiendo una diferencia de precio entre las SSD y las HDD. Los servidores con SSD tienen la ventaja de hacer más trabajo y hacerlo más rápido, por lo que la diferencia de precio se compensa con creces por las ventajas que ofrecen. Además, las SSD son significativamente más baratas por terabyte de espacio en disco que las HDD gracias a su eficaz mecanismo de compresión de datos.

Por otra parte, la diferencia de precio entre los discos duros y las unidades SSD, de la que se habla con frecuencia en el sector de la alta tecnología, se considera sobre todo en el contexto de la fusión de los discos duros SATA con las unidades SSD de clase empresarial. El coste de los SDD conectados a través de SATA es ya casi la mitad del de los HDD SAS. Además, a pesar de tener tamaños comparables, las SSD son significativamente más rápidas y tienen una serie de ventajas sobre las HDD.

Las unidades de memoria no volátil(unidades NVMe) también son caras, pero su coste se está acercando rápidamente al de las SSD SATA debido a sus capacidades equivalentes.

Mito 3: Las SSD son efímeras


Aunque el mito de que las SSD se desgastan más rápido es cierto en parte, las SSD actuales están fabricadas para durar años. Esto se debe a la mejora de la electrónica y el procesamiento de señales. Además de una detección y corrección de fallos más inteligente.

Además, tenga en cuenta que las SSD están diseñadas para volúmenes de almacenamiento de datos operativos pequeños y grandes, que se miden por la cantidad de información (MB o TB) escrita al día en toda la unidad. A diferencia de las SSD, las unidades de disco están diseñadas para manejar sólo grandes cantidades de datos y tienen más espacio libre en disco, lo que a su vez aumenta su coste.

Las especificaciones de algunos discos duros incluyen una medida de la cantidad de datos que la unidad escribe al día. En general, las especificaciones de las SSD no difieren mucho de estas cantidades. Además, cualquier disco duro no es inmune a superar su resistencia de escritura garantizada y puede fallar rápidamente. Sólo hay una conclusión: las SSD son tan fiables como las HDD, pero son mucho más rápidas.

Mito 4: Las SSD pueden sustituir a las HDD en las matrices de discos


Este es otro problema de las SSD que puede asustar a los profesionales de TI. Hoy en día, las SSD son tan rápidas que los controladores de las matrices de discos sólo pueden seguir el ritmo de unos pocos modelos de SSD. Las matrices se diseñaron teniendo en cuenta el rendimiento de E/S de las unidades de disco duro, lo que significa operaciones de lectura/escritura aleatorias 1.000 veces más lentas y operaciones de lectura/escritura lineales 100 veces más lentas.

Los controladores de matrices se diseñaron para combinar múltiples flujos de datos lentos en unidades de disco duro en un par de enlaces Fibre Channel relativamente rápidos, y esto se está convirtiendo en un grave problema para las SSD. La solución puede ser utilizar dispositivos de almacenamiento centrados en las SSD. Otra posibilidad son los enlaces Ethernet de 100 Gigabits para la transmisión troncal y el almacenamiento.

Un problema similar surge con los servidores, porque una interfaz SAS anticuada y una interfaz SATA más moderna no pueden manejar la velocidad de la unidad. NVMe es mucho más rápido y puede reducir significativamente los costes del sistema al disminuir las interrupciones y simplificar la gestión de colas. Hoy en día, los profesionales de TI y los administradores de almacenamiento están optando por la tecnología NVMe como forma de compartir unidades en un clúster de servidores, acelerando así los sistemas HCI.

Mito 5: El estado de las unidades SSD es difícil de supervisar


Anteriormente, uno de los problemas de las unidades SSD era un fenómeno conocido como amplificación de escritura (Write Amplification, WA). La memoria flash no permite sobrescribir bloques de datos de forma sencilla, sino que es necesario borrarlos para que estén disponibles. La dificultad estriba en que el rápido funcionamiento de la memoria flash se consigue leyendo, escribiendo y borrando datos en grandes bloques. Suelen tener un tamaño de 2 MB. Esto significa que primero hay que leer todos los datos del megabloque de borrado, luego modificarlos, a continuación borrar el bloque y luego volver a escribir los datos en él.

El fenómeno de amplificación ralentiza considerablemente el proceso de escritura de datos, incluso si el búfer de memoria rápida los guarda inmediatamente después de enviarlos desde el servidor. En este caso, la mejor solución es borrar previamente el bloque mediante un comando especial TRIM. Este comando está presente por defecto en Windows a partir de Windows 7.

Para habilitar esta función, primero debe determinar si el comando TRIM está disponible en su OC, y si el soporte para el mismo está deshabilitado.

El uso del comando TRIM es un factor importante para mantener un alto rendimiento de la SSD durante su vida útil. Escribir en una unidad SSD no borra los datos antiguos: es igual de rápido que escribir en una unidad vacía. Con una mejor electrónica, procesamiento de señales y formas más inteligentes de detectar fallos, las SSD duran más que nunca.

Un matiz más: No se recomienda desfragmentar las unidades SSD. Por lo general, la desfragmentación tiene un impacto negativo en el rendimiento de E/S y, como mínimo, puede acortar la vida útil de la unidad. La razón es sencilla: a diferencia de los discos duros, las unidades SSD están diseñadas para distribuir los bloques de datos por todo el espacio del disco tanto como sea posible durante la grabación y para acceder a cualquier bloque sin demora. Sin olvidar que el rápido y eficaz mecanismo de compresión de datos flash que utilizan las SSD permite a los servidores rendir mejor, así como aumentar su capacidad efectiva unas 5 veces.

Otra ventaja de utilizar estas unidades en un sistema de almacenamiento en red es que la carga de datos en la red se reducirá 5 veces cuando se realice la compresión y descompresión en el servidor. Esto supone un gran ahorro de dinero debido al gran número de ciclos de E/S adicionales que tienen las unidades SSD.

DedicServerEN