Las 5 mejores herramientas para evitar ataques de fuerza bruta

Las 5 mejores herramientas para evitar ataques de fuerza bruta

Leer 41 minutos

Los ataques de fuerza bruta son uno de los tipos más antiguos y comunes de ciberataques, en los que los hackers intentan adivinar contraseñas, claves de cifrado u otra información sensible mediante el método de ensayo y error. Estos ataques emplean métodos como las pruebas directas, las estrategias basadas en diccionarios, los enfoques híbridos o las maniobras inversas para atacar aplicaciones web, sistemas de autenticación, protocolos de cifrado y contenidos ocultos.

Las consecuencias de estos hackeos pueden ser graves y plantear riesgos significativos tanto para las personas como para las organizaciones. La violación de datos, el robo de identidades, la apropiación de cuentas, los ataques de denegación de servicio y los daños a la reputación son algunas de las posibles consecuencias. Por lo tanto, es crucial emplear una serie de herramientas y técnicas para prevenir y mitigar su impacto.

Tanto si es usted un profesional de la ciberseguridad que busca reforzar sus defensas como si es un lector general interesado en salvaguardar su presencia en línea, esta guía le proporciona los conocimientos necesarios para defenderse de estos ataques maliciosos.

¿Qué es un ataque de fuerza bruta?

En esencia, un ataque de fuerza bruta emplea un proceso automatizado que explora sistemáticamente todas las combinaciones posibles de contraseñas o claves de cifrado hasta descubrir la correcta. Este método funciona bajo el supuesto de que la contraseña o clave objetivo es lo suficientemente susceptible como para ser desvelada mediante un método de ensayo y error. El hacker utiliza software especializado para generar y probar automáticamente estas combinaciones, aprovechando las vulnerabilidades presentes en el proceso de autenticación del sistema atacado.

Profundicemos ahora en los distintos tipos de estos ciberataques:

1. Enfoque secuencial: Este tipo de técnica de hacking implica que el atacante pruebe metódicamente cada posible combinación de caracteres de forma secuencial hasta identificar la contraseña o clave correcta. Aunque es la forma más rudimentaria de ataque por fuerza bruta, puede ser eficaz contra contraseñas débiles o cortas. Sin embargo, cabe señalar que este enfoque puede llevar mucho tiempo y requerir un gran esfuerzo computacional. La eficacia de los ataques de fuerza bruta para adivinar contraseñas secuenciales puede verse obstaculizada significativamente mediante la aplicación de medidas de seguridad robustas, como el bloqueo de cuentas o los captchas.

2. Ataques de diccionario: Este enfoque se basa en una lista precompilada conocida como diccionario o lista de palabras que contiene contraseñas de uso común. El atacante comprueba sistemáticamente cada entrada del diccionario con el mecanismo de autenticación del sistema objetivo. A diferencia de un simple ataque de fuerza bruta, este método reduce el número de combinaciones posibles que hay que comprobar, lo que lo hace más eficaz. Se recomienda encarecidamente a los usuarios que elijan contraseñas fuertes y únicas que no sean fáciles de adivinar para mitigar el riesgo de ataques de diccionario.

3. Técnicas híbridas: Los ataques de fuerza bruta híbridos combinan elementos tanto de los ataques de fuerza bruta simples como de los enfoques basados en diccionarios. En este método, el atacante aumenta el diccionario con caracteres, números o símbolos adicionales, creando diversas permutaciones de contraseñas de uso común. Al aumentar la gama de combinaciones posibles, el atacante mejora las posibilidades de encontrar la contraseña correcta. Esta técnica permite un ámbito de exploración más amplio, lo que aumenta el porcentaje de éxito del atacante.

4. Estrategia inversa: A diferencia de otros ataques de fuerza bruta, el enfoque inverso difiere en su metodología. En lugar de centrarse en descifrar una única cuenta de usuario, el atacante se centra en una contraseña específica. Una vez que tiene éxito, el atacante utiliza esta contraseña para obtener acceso no autorizado a múltiples cuentas. Aprovechando la tendencia de los usuarios a reutilizar contraseñas en varias plataformas, vulnerar una sola contraseña débil puede potencialmente conceder al atacante acceso a numerosas cuentas.

5. Relleno de credenciales: Este método representa una variante del ataque de fuerza bruta en el que el atacante emplea una gran colección de pares de nombres de usuario y contraseñas adquiridos en anteriores violaciones de datos. El atacante inyecta automáticamente estas credenciales robadas en varios servicios en línea, aprovechando la probabilidad de que los usuarios hayan reutilizado contraseñas en diferentes plataformas. Los ataques de relleno de credenciales pueden conducir a un gran número de inicios de sesión exitosos, comprometiendo numerosas cuentas debido a la reutilización de contraseñas.

¿Cómo se realizan los ataques de fuerza bruta?

Los ataques de fuerza bruta implican la utilización de herramientas de software automatizadas capaces de generar y probar un gran número de combinaciones potenciales en cuestión de segundos. El atacante puede adaptar estas herramientas a sus objetivos y requisitos específicos.

Varios factores entran en juego a la hora de considerar la tasa de éxito y la velocidad de los intentos de intrusión agresivos:

  • Longitud y complejidad de la contraseña: La complejidad y longitud de una contraseña influyen directamente en su vulnerabilidad a los ataques de fuerza bruta. Una contraseña compuesta por combinaciones aleatorias de letras mayúsculas y minúsculas, números y símbolos ofrece mucha más seguridad que una compuesta por palabras o frases comunes.
  • Tamaño del espacio de búsqueda: El espacio de búsqueda se refiere al conjunto total de combinaciones posibles que se pueden intentar durante un ataque de fuerza bruta. Su tamaño depende del número de caracteres empleados en la contraseña y de las limitaciones de caracteres impuestas por el sistema. Por ejemplo, si una contraseña de 8 caracteres se limita a letras minúsculas (26 caracteres potenciales), el espacio de búsqueda abarca 26^8 = 208.000 millones de combinaciones. Sin embargo, si la contraseña incluye letras minúsculas y mayúsculas (26 caracteres posibles cada una), números (10 caracteres posibles) y símbolos (32 caracteres posibles), el espacio de búsqueda se amplía a 94^8 = 6 cuatrillones de combinaciones.
  • Potencia de cálculo del atacante: La potencia de cálculo de que dispone el atacante influye significativamente en la velocidad a la que pueden ejecutarse los ataques de fuerza bruta. Puede cuantificarse en términos de operaciones por segundo (OPS) realizadas por un ordenador. Por ejemplo, si un ordenador puede alcanzar una capacidad de 10.000 millones de OPS, puede probar 10.000 millones de combinaciones cada segundo.
  • Medidas de seguridaddel sistema: El sistema objetivo puede aplicar medidas de seguridad para impedir o ralentizar los ataques de fuerza bruta. Las medidas de seguridad pueden incluir limitaciones en los intentos de inicio de sesión, retrasos forzosos, captchas o autenticación de dos factores (2FA) para validar la autenticidad del usuario y distinguir a los humanos de los bots.

¿Cuáles son las consecuencias de los ataques de fuerza bruta?

Los ataques de fuerza bruta pueden tener graves repercusiones tanto para las personas como para las organizaciones que caen presas de estos exploits maliciosos. Exploremos algunas de las consecuencias a las que pueden enfrentarse:

  • Violación de datos confidenciales: En el caso de que un atacante consiga descifrar la contraseña o la clave de cifrado de un usuario, obtendrá acceso no autorizado a información altamente sensible y confidencial. Estos datos comprometidos pueden abarcar correos electrónicos personales, mensajes, fotografías, documentos, detalles financieros e incluso historiales médicos. Los ciberdelincuentes pueden explotar esta información con fines nefastos, como el robo de identidad, el fraude, el chantaje, la extorsión o la venta ilícita de datos en la web oscura.
  • Compromiso del sistema: Si un atacante consigue descifrar la contraseña o la clave de cifrado de un administrador, obtiene el control total del sistema o red objetivo. Este nivel de acceso les permite instalar software malicioso como malware, ransomware, spyware u otras aplicaciones dañinas. El sistema comprometido puede entonces ser explotado para robar, cifrar o dañar datos, o incluso utilizado como parte de una red de bots para lanzar posteriores oleadas de ciberataques.
  • Dañosa la reputación: Las víctimas de ataques de fuerza bruta pueden sufrir daños en su reputación, fiabilidad y credibilidad entre clientes, socios y partes interesadas. Estos incidentes pueden erosionar la confianza en su capacidad para salvaguardar datos sensibles y cumplir la normativa de protección de datos. Además del daño a la reputación, también pueden enfrentarse a repercusiones legales, multas económicas o sanciones reglamentarias por no proteger adecuadamente los datos y cumplir los requisitos de conformidad.

Estrategias y herramientas eficaces para combatir los ataques de fuerza bruta

1. Políticas de bloqueo de cuentas:

Los proveedores de servicios y los administradores de sistemas aplican políticas de bloqueo de cuentas como medida de seguridad para defenderse de los ataques de fuerza bruta. Estas políticas implican el bloqueo temporal de una cuenta después de un número específico de intentos fallidos de inicio de sesión. Al introducir retrasos o bloqueos temporales, los ataques de fuerza bruta se vuelven impracticables, ya que se impide a los atacantes adivinar continuamente las contraseñas.

Las políticas de bloqueo de cuentas ofrecen ajustes personalizables como:

  • Definir el número máximo de intentos de inicio de sesión permitidos antes de que se bloquee una cuenta.
  • Especificar la duración del periodo de bloqueo.
  • Implementar duraciones de bloqueo incrementales para desalentar los ataques repetidos.

2. Sistemas de detección de intrusiones (IDS) y sistemas de prevención de intrusiones (IPS)

Los IDS e IPS desempeñan un papel fundamental a la hora de identificar y frustrar actividades maliciosas, incluidos los ataques de fuerza bruta. Estos sistemas supervisan continuamente el tráfico de la red, analizando patrones y comportamientos para detectar actividades sospechosas. Mediante alertas inmediatas o acciones automatizadas, impiden eficazmente el acceso no autorizado.

Entre las principales características de IDPS para la prevención de ataques de fuerza bruta se incluyen:

  • Supervisión y análisis en tiempo real del tráfico de red y de los registros del sistema para identificar indicios de actividades de fuerza bruta.
  • Detección de múltiples intentos fallidos de inicio de sesión originados desde una única dirección IP o fuente.
  • Bloqueo automático de direcciones IP o fuentes que muestren un comportamiento sospechoso.
  • Notificaciones de alerta a los administradores para una respuesta inmediata.

La principal distinción entre IDS e IPS radica en su funcionalidad. El primero sirve como sistema pasivo, observando e informando de la actividad de la red, mientras que el segundo es un sistema activo que puede modificar o bloquear el tráfico de la red.

Entre las soluciones IDS/IPS más destacadas se encuentran:

  • Snort
  • Suricata
  • Bro/Zeek
  • Cisco Firepower
  • Plataforma de seguridad de red McAfee

3. Limitación de velocidad:

La limitación de velocidad es un mecanismo de defensa eficaz contra los ataques de fuerza bruta, ya que restringe el número de solicitudes o intentos de inicio de sesión dentro de un plazo determinado. Mediante la aplicación de medidas de limitación de velocidad, se impide el éxito de los ataques de fuerza bruta, protegiendo contra el acceso no autorizado.

Las técnicas de limitación de velocidad abarcan:

  • Establecer un umbral máximo de intentos de inicio de sesión por usuario o dirección IP.
  • Introducir retardos temporales entre los intentos de inicio de sesión.
  • Utilizar algoritmos para identificar y bloquear patrones sospechosos de fallos repetidos de inicio de sesión.

4. Cortafuegos de aplicaciones web (WAF):

Los cortafuegos de aplicaciones web (WAF) proporcionan una capa adicional de protección contra los ataques de fuerza bruta dirigidos a aplicaciones web. Estas soluciones de seguridad examinan el tráfico web entrante, identifican patrones maliciosos y toman medidas proactivas para bloquear o mitigar los ataques antes de que lleguen a la aplicación o al servidor.

Los WAF ofrecen sólidas capacidades para prevenir los ataques de fuerza bruta, entre las que se incluyen:

  • Detección y prevención de intentos automatizados de inicio de sesión.
  • Bloqueo de direcciones IP que muestren un comportamiento de inicio de sesión sospechoso.
  • Filtrado de tráfico malicioso y bloqueo de firmas de ataque conocidas.
  • Supervisión y registro exhaustivos de los intentos de inicio de sesión para su posterior análisis y respuesta.

Las soluciones WAF más destacadas son:

  • ModSecurity
  • WAF de Cloudflare
  • Barracuda Web Application Firewall
  • Fortinet FortiWeb
  • Imperva WAF

5. Autenticación multifactor (MFA):

La autenticación multifactor (MFA) añade una capa extra de seguridad a las cuentas de usuario al requerir una verificación adicional más allá de una simple contraseña. Al combinar elementos como algo que el usuario conoce (contraseña), posee (por ejemplo, un dispositivo móvil o una clave de seguridad) o algo que es (datos biométricos), MFA reduce significativamente el riesgo de ataques de fuerza bruta exitosos.

Los métodos de AMF incluyen:

  • Llaves de seguridad físicas como YubiKey o Titan Security Key.
  • Autenticación biométrica mediante huella dactilar o reconocimiento facial.

6. Captcha

Captcha es una prueba de desafío-respuesta diseñada para distinguir entre usuarios humanos y bots automatizados, también conocida como prueba de Turing. Pide a los usuarios que completen tareas como responder a preguntas basadas en texto, reconocer imágenes, resolver puzzles o escuchar clips de audio. Al implementar captcha, puedes evitar que scripts automatizados o bots realicen actividades como rellenar formularios, publicar comentarios o registrar cuentas.

Los captcha ayudan a prevenir las infracciones agresivas:

  • Introduciendo un paso adicional en el proceso de inicio de sesión que requiere la intervención humana y habilidades cognitivas.
  • Ralentizando o deteniendo los intentos de pirateo forzado basados en la velocidad y la automatización.
  • Reducir la carga del servidor y conservar el ancho de banda filtrando el tráfico no deseado.

Entre los servicios de captcha más destacados se incluyen

  • Google reCAPTCHA
  • hCaptcha
  • FunCaptcha
  • Solve Media
  • Captcha seguro

          Cómo detectar ataques de fuerza bruta

          Identificar este tipo de intrusiones puede suponer un reto, ya que presentan variaciones en cuanto a métodos, objetivos y fuentes. No obstante, hay varios signos reveladores que pueden ayudar a detectar y frustrar estos ataques antes de que se produzcan daños significativos. He aquí algunos indicadores clave a los que hay que prestar atención:

          • Muchos intentos fallidos de inicio de sesión: Los intentos repetidos de adivinar contraseñas o introducir credenciales incorrectas suelen indicar el empleo de herramientas o secuencias de comandos de fuerza bruta. Examine sus registros para averiguar la frecuencia, los orígenes y los nombres de usuario o contraseñas utilizados asociados a estos intentos.
          • Aumento del tráfico de red: Un aumento repentino y notable del tráfico de red, en particular desde un único origen o hacia un destino específico, puede indicar un ataque de fuerza bruta. Esta actividad anormal de la red sugiere la transferencia de datos sustanciales, como contraseñas o claves de cifrado, hacia o desde su sistema o red. Vigile atentamente el ancho de banda de la red para detectar cualquier pico o congestión inesperados.
          • Rendimiento lento: El pirateo coercitivo ejerce una presión considerable sobre los recursos del sistema, lo que reduce el rendimiento y la capacidad de respuesta. El gran consumo de recursos (CPU, memoria, espacio en disco o ancho de banda de red) asociado a este tipo de ataques puede afectar negativamente a la salud del sistema. Realice evaluaciones exhaustivas para detectar cualquier degradación o irregularidad.
          • Anomalías en los archivos de registro: Esta herramienta permite identificar patrones y anomalías en los archivos de registro, proporcionando información sobre los ataques en curso. Busque fallos de inicio de sesión recurrentes, horas de inicio de sesión atípicas, múltiples intentos de inicio de sesión desde la misma dirección IP o desde direcciones IP diferentes, nombres de usuario o contraseñas secuenciales y contraseñas comunes o palabras de diccionario.
          • Alerta de software de seguridad: las soluciones de software de seguridad pueden supervisar y alertarle rápidamente de cualquier actividad maliciosa o infracción de las políticas que se produzca en su sistema o red. Los sistemas de detección de intrusos (IDS) analizan el tráfico de la red y detectan intentos de intrusión mediante patrones inusuales, anomalías o firmas. Los sistemas de prevención de intrusiones (IPS) amplían esta capacidad no sólo detectando sino también previniendo actividades maliciosas, interceptando y bloqueando o descartando paquetes maliciosos antes de que lleguen a su destino.

          Técnicas de prevención de ataques de fuerza bruta

          Además de aprovechar las herramientas mencionadas, la aplicación de medidas preventivas generales puede reforzar significativamente su postura de seguridad y frustrar los ataques de fuerza bruta. Tenga en cuenta los siguientes consejos para mejorar su ciberseguridad:

          1. Utilice contraseñas robustas: Forja una defensa empleando contraseñas fuertes que consten de un mínimo de 8 caracteres, incorporando una mezcla de letras mayúsculas y minúsculas, números y símbolos. Evite incorporar información personal, palabras comunes o frases predecibles. Además, utiliza contraseñas distintas para cada una de tus cuentas.

          2. Actualice regularmente las contraseñas: Rote sus contraseñas periódicamente, cambiándolas cada pocos meses o siempre que sospeche que se han visto comprometidas. Evite reciclar contraseñas antiguas en varias cuentas.

          3. Active la autenticación de doble factor (2FA): Refuerza tus cuentas online con una capa adicional de seguridad mediante la activación del 2FA. Este mecanismo exige la introducción de un código enviado a su teléfono o dirección de correo electrónico después de introducir su nombre de usuario y contraseña. Incluso si un actor malicioso consigue acceder a tu contraseña, seguiría necesitando acceso físico a tu teléfono o correo electrónico para violar tu cuenta.

          4. Tengacuidado con los correos electrónicos de phishing: Mantente alerta ante los correos electrónicos de phishing, comunicaciones fraudulentas diseñadas para engañarte y que divulgues tus credenciales de acceso o información confidencial. Estos mensajes engañosos suelen hacerse pasar por entidades de confianza, como bancos, empresas o conocidos. Examine la dirección del remitente, el asunto y el contenido en busca de indicadores de phishing, como errores ortográficos, solicitudes urgentes o enlaces y archivos adjuntos sospechosos. Actúa con moderación al hacer clic en enlaces o archivos adjuntos inesperados o dudosos.

          5. Mantenga actualizado el software: Actualice regularmente su software para beneficiarse de los últimos parches y mejoras de seguridad. Esto incluye el sistema operativo, el navegador web, el antivirus y otras aplicaciones. El software desactualizado puede albergar vulnerabilidades que los actores maliciosos pueden explotar para ataques de fuerza bruta u otras formas de intrusión.

          6. 6.Aplique reglas estrictas de cortafuegos: Configure el cortafuegos de su red para bloquear el tráfico procedente de direcciones IP sospechosas o aplique reglas que restrinjan el acceso a servicios críticos, como SSH o RDP, únicamente a las direcciones IP autorizadas. Esto añade una capa adicional de protección contra los ataques de fuerza bruta al limitar el acceso a los servicios vulnerables.

          Las 5 mejores herramientas para protegerse contra los ataques de fuerza bruta

          1. IPBan: Un escudo contra los intentos repetidos de inicio de sesión

          IPBan es una solución eficaz para evitar los ataques de fuerza bruta, ya que bloquea rápidamente los intentos repetidos de inicio de sesión procedentes de una dirección IP específica. Los scripts automatizados suelen ser la causa de estos ataques, que intentan violar las credenciales de los usuarios.

          Esta herramienta identifica situaciones en las que un número excesivo de intentos fallidos de inicio de sesión se originan desde una única dirección IP. En tales casos, prohíbe automáticamente nuevos intentos de acceso desde esa IP, frustrando el ataque. Desarrollada para Windows y Linux, es una herramienta indispensable para combatir las redes de bots y los piratas informáticos. Al permitir a los administradores de servidores definir y bloquear los intentos de acceso no autorizados en el cortafuegos, IPBan mejora significativamente la seguridad al tiempo que optimiza el rendimiento del servidor.

          En particular, IPBan protege varios protocolos, incluidos los de escritorio remoto (RDP), SSH, SMTP y bases de datos como MySQL o SQL Server, lo que lo convierte en un mecanismo de defensa versátil contra los ataques de fuerza bruta.

          Instalar IPBan en un servidor puede proporcionar varios beneficios para ayudar a prevenir ataques de fuerza bruta:

          • Bloquea automáticamente las direcciones IP con excesivos intentos fallidos de inicio de sesión, impidiendo eficazmente nuevos intentos de acceso no autorizado.
          • Protege una amplia gama de protocolos, incluidos RDP, SSH, SMTP y bases de datos, garantizando una seguridad completa.
          • Mejora el rendimiento del servidor reduciendo de forma proactiva el número de intentos de acceso no autorizados antes incluso de que lleguen a la aplicación web.
          • Contrarresta eficazmente las amenazas planteadas por botnets y hackers, reforzando las medidas de seguridad generales.

          2. CSF: potenciando la seguridad de las aplicaciones web

          Config Server Firewall (CSF) funciona como un robusto cortafuegos de aplicaciones web (WAF), fortificando sitios web y servidores contra ataques de fuerza bruta. Con CSF, los administradores pueden supervisar activamente la actividad de los usuarios, realizar un seguimiento de los visitantes y garantizar la seguridad general de sus sitios web y servidores.

          Esta herramienta proporciona una visión global del flujo de tráfico de la red y permite a los administradores detectar y responder eficazmente a cualquier posible brecha de seguridad. Al desplegar el CSF, se puede establecer un sólido escudo contra los intentos de acceso no autorizados y proteger la información confidencial. Las capacidades de este cortafuegos se extienden al filtrado de paquetes entrantes y salientes (tráfico) en un ordenador, bloqueando eficazmente el contenido ilegítimo y frustrando las solicitudes web no deseadas.

          Además, CSF se integra con WHM/cPanel, permitiendo a los usuarios habilitar cPHulk Brute Force Protection - una capa adicional de defensa contra estos ataques. Al desplegar cortafuegos como CSF, las organizaciones pueden garantizar una infraestructura de red fortificada que proteja contra la entrada y propagación de virus.

          Al implantar CSF (Config Server Firewall) para la seguridad de sitios web y servidores, puede contar con las siguientes ventajas:

          • Supervisa la actividad de los usuarios y rastrea a los visitantes, lo que permite una vigilancia continua y garantiza la seguridad de sus activos en línea.
          • Controla el flujo de tráfico de red, detectando y abordando activamente las posibles brechas de seguridad.
          • Filtra los paquetes entrantes y salientes, bloqueando eficazmente el contenido ilegítimo y las solicitudes web no deseadas.
          • Se integra perfectamente con WHM/cPanel, proporcionando el beneficio añadido de cPHulk Brute Force Protection.

          3. EvlWatcher: Monitorización Vigilante para Servidores Windows

          EvlWatcher analiza eficazmente los archivos de registro del servidor para identificar intentos fallidos de inicio de sesión y otras actividades sospechosas. Cuando esta herramienta detecta un número predeterminado de intentos fallidos de inicio de sesión, bloquea automáticamente las direcciones IP asociadas durante un tiempo determinado.

          Una vez instalado, EvlWatcher proporciona protección instantánea mediante sus reglas predeterminadas, que pueden personalizarse editando el archivo de configuración, config.xml. En particular, esta aplicación mantiene una lista permanente de IP prohibidas para los infractores persistentes que intentan violar repetidamente la seguridad del servidor.

          Aprovechando la configuración flexible de EvlWatcher, los administradores pueden adaptar el tiempo de bloqueo y hacer excepciones según sea necesario. Con el desarrollo activo en curso en GitHub, EvlWatcher se mantiene a la vanguardia de la protección de servidores Windows contra intentos de acceso no autorizados.

          Al utilizar EvlWatcher en servidores Windows, puede beneficiarse de las siguientes características:

          • Detecta intentos fallidos de inicio de sesión y actividades sospechosas analizando meticulosamente los archivos de registro del servidor.
          • Bloquea automáticamente las direcciones IP después de un número predefinido de intentos fallidos de inicio de sesión, impidiendo nuevos accesos no autorizados.
          • Ofrece flexibilidad para personalizar el tiempo de bloqueo y las excepciones, proporcionando una protección a medida.
          • Proporciona desarrollo continuo y protección activa, asegurando una defensa continua contra intentos de acceso no autorizados.

          4. Malwarebytes: Defensa antivirus avanzada

          Malwarebytes Premium ofrece una protección completa contra los ataques de fuerza bruta gracias a su avanzada tecnología antivirus y antimalware. Los ataques de fuerza bruta a menudo aprovechan las vulnerabilidades de las contraseñas RDP, lo que lleva a la distribución de software malicioso, como ransomware y spyware.

          Esta aplicación ofrece una función dedicada de protección contra la fuerza bruta, que mitiga la exposición de la conexión RDP y detiene eficazmente los ataques en curso. Como solución antivirus de primer nivel, proporciona protección contra malware en tiempo real frente a amenazas generalizadas y ataques de fuerza bruta. Al incorporar esta solución a su infraestructura de seguridad, obtendrá una protección óptima sin necesidad de software antivirus adicional.

          Además, se pueden iniciar exploraciones manuales para garantizar que las infecciones recientes por virus o los intentos de ataques de fuerza bruta se aborden con prontitud. Compatible con varios sistemas operativos, incluidos Windows, Linux, Mac OS, Android y Chrome OS, Malwarebytes se erige como una formidable defensa contra el panorama en constante evolución de las ciberamenazas.

          La implementación de Malwarebytes, una potente solución antivirus, ofrece una protección completa contra los ataques de fuerza bruta:

          • Ofrece tecnología antivirus y antimalware avanzada para proteger frente a diversas ciberamenazas, incluidos los ataques de fuerza bruta.
          • Reduce la exposición de las conexiones RDP, deteniendo eficazmente los ataques en curso que aprovechan las vulnerabilidades de este protocolo.
          • Proporciona protección contra malware en tiempo real, defendiendo activamente contra amenazas generalizadas.
          • Compatible con múltiples sistemas operativos, garantizando una defensa integral en varias plataformas.

          5. Sentry: Defensa sin fisuras para servidores Linux

          Sentry, una aplicación de protección de fuerza bruta totalmente automatizada, ofrece un mecanismo de defensa sin fisuras contra ataques de fuerza bruta SSH (Secure Shell ) en servidores Linux. Su instalación y despliegue son sencillos y no requieren interacción del usuario ni dependencias externas.

          Sentry funciona supervisando diligentemente las conexiones SSH y bloqueando eficazmente los ataques de fuerza bruta mediante envoltorios TCP y cortafuegos populares. Aunque inicialmente se diseñó para proteger el demonio SSH, la eficacia de Sentry se extiende a los servicios FTP y MUA. Los administradores pueden ampliar sin esfuerzo las capacidades de Sentry incorporando listas de bloqueo adicionales según sea necesario.

          Mediante el empleo de reglas flexibles, Sentry detecta eficazmente las conexiones maliciosas, centrándose específicamente en los nombres de usuario y contraseñas no válidos, un indicio de posibles intentos de acceso no autorizados. Para los administradores de sistemas que buscan fortificar sus servidores Linux contra ataques de fuerza bruta, Sentry emerge como una herramienta inestimable y eficiente en recursos.

          Al utilizar Sentry para proteger las conexiones SSH contra ataques de fuerza bruta en servidores Linux, puede esperar los siguientes beneficios:

          • Protege de forma silenciosa y sin fisuras las conexiones SSH, garantizando la integridad de la seguridad de su servidor.
          • No requiere interacción del usuario ni dependencias externas para su instalación, por lo que su despliegue es sencillo.
          • Bloquea eficazmente los ataques de fuerza bruta mediante envoltorios TCP y cortafuegos populares, impidiendo el acceso no autorizado.
          • Detecta conexiones maliciosas mediante reglas flexibles que se centran en identificar nombres de usuario y contraseñas no válidos, reforzando aún más sus defensas.

              ¿Qué hacer si ha sido víctima de un bruteforced?

              Si ha sido víctima de un ataque de fuerza bruta y necesita herramientas para hacer frente a la situación y reforzar su seguridad, aquí tiene cinco soluciones que debería tener en cuenta:

              • Renueva las contraseñas: Procede sin demora a cambiar las contraseñas asociadas a las cuentas o servicios comprometidos. Opte por contraseñas robustas y únicas que no sean fáciles de adivinar. Es crucial modificar las contraseñas no sólo de las cuentas afectadas, sino también de cualquier otra cuenta en la que pueda haber utilizado contraseñas similares o idénticas.
              • Sistemas de detección (IDS): Despliegue una herramienta IDS como Snort o Suricata para identificar y supervisar el tráfico de red en busca de indicios de actividad maliciosa en curso. Un IDS ayuda a reconocer los intentos recurrentes o continuos de fuerza bruta, lo que le permite tomar las medidas necesarias y fortificar sus medidas de seguridad en consecuencia.
              • Sistema de gestión de incidentes y eventos de seguridad (SIEM): Aproveche un sistema SIEM como Splunk o ELK Stack para agregar y analizar datos de registro de diversas fuentes. Al examinar a fondo los registros, puede descubrir patrones, anomalías e indicadores potenciales de compromiso relacionados con el ataque de fuerza bruta. Armado con esta información, puede mitigar eficazmente el ataque y prevenir futuros incidentes.
              • Control de acceso a la red (NAC): Implemente una solución NAC como Cisco Identity Services Engine (ISE) o Aruba ClearPass. Los sistemas NAC ayudan a aplicar las políticas de seguridad y a controlar el acceso a los recursos de la red. Al aprovechar funciones como la autenticación 802.1X y la segmentación de red, puede restringir el acceso no autorizado y reforzar la seguridad general de la red.
              • Gestores de contraseñas y autenticación multifactor (MFA): Utilice un gestor de contraseñas como LastPass o KeePass para almacenar y gestionar sus contraseñas de forma segura. Además, siempre que sea posible, active la autenticación multifactor (MFA). La AMF añade una capa adicional de protección al requerir un método de verificación secundario, como un código de una aplicación móvil o un factor biométrico, junto con la contraseña.

              Si utiliza estas herramientas y adopta estas medidas, podrá recuperarse de un ataque de fuerza bruta, reforzar sus defensas de seguridad y reducir el riesgo de futuras violaciones. Recuerde supervisar y actualizar constantemente sus medidas de seguridad para ir un paso por delante de las amenazas en constante evolución.

              Conclusión

              Los ataques de fuerza bruta son una grave amenaza para su seguridad y privacidad en Internet. Pueden poner en peligro sus cuentas, datos y redes utilizando el método de ensayo y error para adivinar sus contraseñas, claves de cifrado o contenido oculto. Por lo tanto, es necesario utilizar varias herramientas y técnicas para evitar tales intrusiones y protegerse de los piratas informáticos.

              Con una combinación de herramientas eficaces y siguiendo las mejores prácticas, los particulares y las organizaciones pueden mejorar significativamente su postura de ciberseguridad. Los gestores de contraseñas, la autenticación de dos factores, los cortafuegos, los captchas y los sistemas de detección y prevención de intrusiones son herramientas valiosas que pueden reforzar las defensas contra las violaciones por fuerza bruta. Además, vigilar y actuar con prontitud puede mitigar los daños potenciales.

              Si aplica estas medidas preventivas y se mantiene alerta, podrá salvaguardar su información confidencial, proteger sus sistemas y mantener la confianza y la credibilidad frente a la evolución de las ciberamenazas.